Crónica Sziget Festival 2017: Parte IV


Tras llegar a la isla y ver a P!nk y Billy Talent; los directos de Wiz Khalifa, Tom Odell o Sado Opera en los días 0 y 1; o los live de Iggy Azalea, The Chainsmokers y Hurts en los días 2 y 3; hoy llegamos a la cuarta y última parte de nuestra aventura en Sziget.

14 de agosto

Sexto día de festival. Llevábamos el peso de toda una semana de festivaleo encima y eso nos hizo despertarnos demasiado tarde… Escuchamos a Glass Animals desde la tienda, pero no pasaba nada, ya que pudimos disfrutar de ellos en el reciente Lollapalooza Paris.

Crónica Sziget

Next up, Two Door Cinema Club, quienes llegaban de encabezar festivales por nuestras tierras, se dieron un baño de masas en la isla de la libertad. Tanto la puesta en escena, efectos de luz e incluso la setlist fueron calcadas a la del Bilbao BBK Live, y por eso no nos entusiasmó demasiado; aunque para el público allí presente fueran la repera.

Crónica Sziget

Los siguientes eran Major Lazer en el Main Stage. Ya los habíamos visto en Lollapalooza Berlin y FIB el pasado año y, aunque teníamos ganas de verlos, no teníamos mucha esperanza en ver y escuchar algo distinto a lo que ya vimos. Error. Diplo & co montaron una verbena a lo grande, entremezclando sus hits clásicos como “Original Don”, “Get Free”, “Jah No Partial” o “Bubble Butt”; sin olvidar sus éxitos más comerciales, por así decirlo, “Lean On”, “Light It Up”, “Cold Water” o “Believer”. Todo ello entre luces estrobo, cañones de humo, serpentina y movimientos increíbles de sus bailarinas.

Crónica Sziget

También hubo tiempo para temas de su recién estrenado EP como una breve “Sua Cara” o “Know No Better”. Eso sí, si hay algo que debamos reprochar al trío es su cierto pasotismo respecto a la mesa de mezclas. ¿Estará todo grabado y solo le dan al play cuando procede o realmente hacen algo cuando están 10 segundos detrás de esa mesa? Démosles un voto de confianza…

Crónica Sziget

A la misma hora que Major Lazer, Mac DeMarco hacía de las suyas en la A38, y nada más acabar el show de Diplo & co, corrimos hacia la carpa para disfrutar, al menos un poco, del canadiense. A nuestra llegada entonaba las primeras notas de “Still Together”, su ya mítica cierra bolos, que a mitad de canción la mezcló (atención) con “Tequila” de The Champs. Los organizadores le estaban cortando ya el rollo, le tocaba pirarse; pero él seguía y pedía otro coro más para acabar a lo grande. Y no fueron uno más, ni dos, fueron tres. Y cuando creíamos que íbamos a tener un Damon Albarn en Roskilde 2.0, el bueno de Mac acabó su concierto. Te amamos. Una vez más, fuck solapes.

Crónica Sziget

Tras ellos y en el mismo lugar, Flume se adueñaba de la carpa llenándola hasta los topes. Primera vez en todo el festival en el que tuvimos que hacer cola para poder entrar a la enorme A38. La puesta en escena del australiano era genial, cubos de colores y él en medio de cachivaches que tocaba sin parar. Entre el calor humano, los increíbles vibes que transmite su música, la aparición en escenario de Vince Staples para cantar “Yeah Right” y los remixes de alguna de nuestras canciones favoritas (véase “Tennis Court” de Lorde) este directo se convirtió en uno de los mejores del festival. En el último tramo de su directo desacompasó su beats y tras, entre risas, pedir perdón siguió adelante hasta cerrar con “You & Me” y “Free”.

Crónica Sziget

Tras él llegaba la electrónica elegante de Cashmere Cat que, aunque nos guste mucho, era demasiado chill y tranquila como para hacernos motivarnos a las 3:30 de la madrugada. Por lo que emigramos a acabar nuestra noche con DJ Jutasi y Boogie Wonderland en el Magic Mirror, nuestro refugio.

15 de agosto

El día comenzaba mal con la cancelación de Nothing But Thieves a pocos minutos de que comenzara su directo. ¿La razón? Un accidente en backstage que incapacitó a un miembro de la banda actuar. Una pena.

Crónica Sziget

Tras este chasco marchamos hacia Birdy en el Main Stage quien, bastante bien arropada y bajo un sol de justicia, presentó su último trabajo Beautiful Lies. Sonaron “Hear You Calling”, “Wild Horses” o “Lifted”; y también “People Help the People” de Cherry Ghost y la ya indispensable “Skinny Love” de Bon Iver. Nunca sabremos si ella es así de seca y sin sangre todos los días de su vida o si aquel 15 de agosto no era su día, pero un poco más de interacción con el público no le hubiese venido mal.

Crónica Sziget

Los ritmos lentos y melancólicos seguían esa tarde con Alt J. Una escenografía cuidada y que según anochecía cobraba cada vez más vida daba ese punto extra que le venía genial al directo de los ingleses. “3WW”, el primer single de su reciente Relaxer, fue la primera en sonar, y no tardaron en despachar temazos de sobra conocidos como “Something Good”, “Tessellate” o “Nara” en la primera parte del live. Una “Matildamuy bien coordinada junto al canto del público, una emocionanteTaro” y una “Fitzpleasure” con el cielo ya ennegrecido auguraban los últimos coletazos de un directo emotivo y absorbente, que acabó de la mano de “Breezeblocks”. Aun así, si no eras muy afín a este tipo de música, lo que a nosotros nos pareció la bomba, puede que pareciese un muermo, como le pasó a los de nuestro lado.

Crónica Sziget

Si por algo estábamos en el End Show del Main Stage era: Primero, por los fuegos artificiales que siempre son preciosos de ver; y segundo, porque nunca está de más decir <<yo estuve ahí>>. No somos muy fans de Dimitri Vegas & Like Mike. Su estilo, dirigido más a motivar a los machirulos del Tomorrowland con cantos de troglodita, golpetazos en el pecho como si fuese esto la guerra del Paleolítico y una enorme pantalla detrás de ellos apuntando a chicas que bajo presión (ya sea alcohólica o social) enseñaban sus gemelas superioresNo era, para nada, lo nuestro. Pese a todo, intentamos pasárnoslo bien. Señoras y señores de Sziget, intentad contratar algo mas everybody-friendly para 2018.

Crónica Sziget

Tras aquel “show”, nos dirigimos a ver lo que toda la semana llevaban recomendándonos: “Cirque Alfonde: Barbu”. Toda nuestra emoción se fue al carajo cuando nos dijeron que la carpa, ampliada este año hasta las 1.000 plazas, estaba llena. Otro año será. Un último paseo por lo que había sido nuestra casa durante 10 días, despidiéndonos de nuestros tenderos de confianza y degustando nuestro último box de gyros.

Crónica Sziget

Hora de ir a dormir, de descansar y de dar por finalizado este 25 aniversario que, a pesar de no haber cumplido la totalidad de las expectativas, quedará en nuestro recuerdo como uno de los mejores festivales en los que hemos estado.

Crónica Sziget

Todo tiene su fin, y tras más de una semana en la isla de la Libertad, llegaba el momento de recoger el campamento y, con toda la tristeza del mundo, irnos de allí… ¡Pero volveremos! Apuntad esta fecha: 8-15 de agosto de 2018. ¿Te vienes con nosotros? ¡Hasta el año que viene!

PHOTO: Rockstar Photographers, Matias Altbach