Lollapalooza París 2017: una primera edición sobresaliente


La previsión del tiempo prometía lluvia y esa fue la tónica dominante durante todo el festival. Claros y chubascos se alternaron en esta primera edición del Lollapalooza Paris que no colgó el cartel de sold out, pero que se vio muy concurrido tanto por parisinos, nacionales o internacionales.

Las lanzaderas puestas por la organización desde las más cercanas estaciones de metro facilitaron la entrada al festival; allí nos recibían gendarmes bien armados y barreras de seguridad para hacer frente a posibles adversidades. Todo sea por vivir un festival en paz.

SÁBADO

Crystal Fighters estaban montándola en el escenario Alternative a nuestra llegada al recinto. “Love is all I’ve got now, love is all I’ve got” coreaba el público mientras Sebastian, el vocalista, se dedicaba a dar botes por todo el escenario. También sonaron, como no, “I Love London” o “At Home”; y otras más nuevas como “Lay Low”, “In Your Arms” o “Good Girls”. Unas pequeñas gotitas empezaban a caer mientras sonaban las primeras notas de “You & I”, dándole el toque místico y épico que tanto pega a los Crystal Fighters, hasta cerrar poco despues al ritmo de “Plague”, olvidándonos del chaparrón que estaba cayendo.

Lollapalooza París
Credit: Nicko Guihal

Los solapes son el talón de Aquiles del Lollapalooza Paris y así se demostraba a cada concierto. Para cuando llegamos a Milky Chance, tras ver acabar a Crystal Fighters, ya habían tocado “Down By the River”, una de nuestras favoritas. “Flashed Junk Mind” estaba sonando a nuestra llegada al Main Stage 2 y disfrutamos de ella como nadie. “Mercedes Benz”, “Fairytale” o “Cocoon” también fueron parte de su show con el que, guitarra en mano, conquistaron a los parisinos.

Tras ellos, tocaba correr otra vez al Alternative Stage para ver a Glass Animals. El buen rollo se contagiaba como el ébola en este concierto. Su último LP, How to Be a Human Being, ganó en protagonismo a su álbum debut, ZABA; pero eso no mermó las ganas del público de bailar. Y quien dice bailar, dice hacer un circulo enorme y pasarse una pelota de golf bailando al ritmo de los ingleses (muy random, sí); todo ello bajo los reflejos de la piña dorada giratoria, imprescindible en sus conciertos.

Lollapalooza París
Credit: Nicko Guihal

Ya os avisamos en nuestro artículo de los must del Lollapalooza, The Hives son un huracán en directo y así lo demostraron en el hipódromo de Longchamp. “Come on!”,Hate to Say I Told You So” y “You Got It All… Wrong” sonaron de las primeras marcando el ritmo cañero y desenfadado que tanto caracteriza a los suecos. Fue un set corto pero intenso, en el que Pelle Almqvist se dejó el alma, el aliento y el sudor en el escenario durante todo su directo. Ya por el final, las primeras notas de “Tick Tick Boom” sonaron y el público enloqueció, momento en el que Almqvist aprovechó para presentar a la banda, mandar a todo el mundo agacharse y a levantarse cuando la canción llegase al peak. ¿Viviste este increíble momento con nosotros en nuestras InstaStories?

Lollapalooza París
Credit: Nicko Guihal

Llegaba el momento de acercarnos a la barra a refrescarnos y prepararnos para el sprint final del día, y nada más acercarnos a ver la tabla de precios un sudor frio recorrió todo nuestro cuerpo. ¿48cl de cerveza 7,5€? ¿Estamos locos?

Necesitábamos más música para recuperarnos del punch a la tarjeta de crédito y nos dirigimos hacia London Grammar en el escenario Alternative. El sonido del Perry’s Stage, ubicado a pocos metros del Alternative, deslucía actuaciones como ésta, que en los momentos instrumentales o más emocionantes se veía solapado por los beats del DJ de turno. Aun así, Hannah Reid, solemne y con rostro serio, no se anduvo con preámbulos y abrió de la mano de “Hey Now”. En ese momento la torre Eiffel que colocaron en la mitad del recinto empezó a iluminarse, como su hermana mayor del centro de la ciudad. Esta preciosa escena sirvió de caldo de cultivo para un directo aún más emocionante en el que casi se nos escapa la lagrima con “Big Picture” o “Nightcall”, pero fue “Rooting for You” la pieza que más brilló en todo su live. Reid, sentada en una banqueta para poder llegar a las notas más altas de la exigente canción, deslumbró a todos los allí congregados y nos dejó con un increíble sabor de boca con el que nos tuvimos que marchar hacia The Weeknd. Jodidos solapes.

Lollapalooza París
Credit: Afterdepth

Una versión light de la puesta en escena del tour se alzaba a la vez que música épica anticipaba el show que iba a tener lugar en el Main Stage 1. “Starboy” comenzaba a sonar y una hilera de pirotecnia daba la bienvenida a Abel Makkonen Tesfaye al escenario. “Party Monster”, “Reminder” y un par de covers la siguieron en una auténtica exhibición de carisma y saber hacer. Repartiendo protagonismo entre sus dos últimos trabajos, Starboy y Beauty Behing the Madness, el canadiense regaló una auténtica masterclass de R&B. Los visuales y el (increíble) triángulo de focos sobre su cabeza complementaron un show del que nos quedamos con “Often”, “Earned It”, “In The Night” o “Can’t Feel My Face”. Y para finalizar, “n”, con fuegos artificiales incluidos, y “The Hills” dieron carpetazo al primer día del Lollapalooza, que a pesar de la intermitente lluvia no defraudó.

Lollapalooza Paris
Credit: Afterdepth

DOMINGO

Una temprana Charli XCX abría el Main Stage 1 con “Roll With Me” precedida por su colaboración con Icona Pop, “I Love It”. No fuimos los únicos en estar en desacuerdo con la hora programada para Charli, y así se pudo ver en la explanada de los Main Stage donde una reducida audiencia había acudido al live de la inglesa. No faltaron “Break The Rules”, “Vroom Vroom”, “3AM”, su colaboración con Mura Masa “1 Night” y la ya mítica “Fancy” con Iggy Azalea.

Lollapalooza Paris
Credit: Nicko Guihal

De ahí saltamos al Alternative Stage para ver a Tom Odell, quien nos regaló un set en el que derrochó voz y talento al piano con temazos como “Wrong Crowd”, “Can’t Pretend” o “Hold Me” para cerrar, como no podía ser de otra manera, con “Another Love” y “Magnetised”.

Tras él, llegaba la hora de Liam Gallagher, quien intercaló temas de Oasis con canciones de su álbum debut que llegará a finales de este año. Su flamante single, “Wall of Glass”, sonaba cuando llegamos al Main Stage 2, donde se congregaba un mix de público afín al inglés y otro expectante para Lana del Rey. Liam, ataviado con su típico chubasquero negro, manos a la espalda y labios pegados al micro venía vestido para la ocasión; y es que una ligera lluvia empezaba a caer en el hipódromo, como bien pronosticaba el tiempo. “Bold”, “Slide Away”, “Chinatown” o “Be Here Now” se vieron bañadas por este chispeo que no nos aguó la fiesta de Gallagher, quien cerró con una pequeña versión acústica de “Wonderwall”. Sin palabras.

Lollapalooza París
Credit: Nicko Guihal

Poco despues, y en el mismo escenario, una de las más esperadas del festival aparecía en el escenario al grito de muchos de sus fans. Lana del Rey comenzaba su directo diciendo sentirse alegre de tocar en la ciudad más glamourosa del mundo, París, y abrió con “Cruel World”. Dos bailarinas la flanqueaban, haciendo poco o nada a su ya de por si exquisita puesta en escena. Pero no tardó mucho en bajar hacia la barrera tras “Born to Die” para poder abrazar a sus fans, sacarse fotos con ellos y firmar discos, revistas y cualquier cosa que le pusieran en las narices. Si hay algo que no podemos reprochar a la estadounidense es su cariño a los fans. “Summertime Sadness”, una pronta “Video Games”,Ultraviolence” y la leakeadaSerial Killer” protagonizaron la mitad del set, en la que se mejoraron ciertos aspectos del sonido que fallaban en la primera parte del show. “Ride”, “Love” en versión acústica y “Off to the Races” dieron el punto final a su precioso directo que dejaba el camino allanado para la última, y esperada, actuación de la noche.

Lollapalooza París

El Main Stage 1 se apretaba para intentar meter a todos los fans que querían ver a los californianos. Red Hot Chili Peppers saltaban al escenario con “Can’t Stop”, “Dani California” o “Dark Necessities”, sin dar tregua. Tuvieron tiempo para alguna cover como “I Wanna Be Your Dog” de The Stooges, “Wicked Game” de Chris Isaak o “Higher Ground” de Stevie Wonder, mientras una lluvia incesante e intensa empezaba a hacer aparición.

El show iba hacia delante con “Go Robot”, el temprano “Californication” o “The Getaway”, a la par que el agua, que cada vez caía con más fuerza, calaba todo el Lollapalooza. No quedaba mucho para que esta primera edición llegara a su final y ya nos daba igual si tronaba o granizaba. No se hicieron mucho de rogar y los californianos volvieron al escenario para tocar dos temas en el encore, “Goodbye Angels” y “Give It Away”, un broche de oro a un directo en el que nos faltaron temas como “Snow” o “Otherside”, una pena.

Lollapalooza París
Credit: Nicko Guihal

Lollapalooza París llegaba a su fin. Una primera edición en la que la falta de baños (arreglado en cierta medida en la segunda jornada), la falta de barras y su alto coste o la lluvia han empañado el buen nombre del festival que esperemos arreglen en futuras ediciones. El line-up de increíble calidad y la escasez de escenarios (2 Main Stages, otro alternativo y uno dedicado a la electrónica), era sinónimo de increíbles solapes y esperemos que se pueda hacer algo para que no tengamos que rompernos la cabeza como este fin de semana.

Por todo lo demás, la accesibilidad al recinto, la comodidad del mismo o la oferta de restauración y bebida eran más que satisfactorias. No queda otra que esperar a la próxima edición del Lollapalooza París en el que, con un poco de suerte, también estaremos presentes. ¡Hasta el año que viene!

FOTO: Nicko Guihal, Afterdepth