Marcus Haney, el joven que se ha colado en más de 50 festivales


¿Nunca os ha dolido soltar el dinero del bolsillo para poder asistir a un festival? ¿Nunca os habéis puesto a pensar en todo el pastizal que lleváis gastado en todos y cada uno de ellos? ¿Y si os dijéramos que hay un tal Marcus Haney que ha sido capaz de colarse en más de 50 festivales en tan solo cuatro años sin gastarse ni un solo duro?

Aunque parezca mentira, este joven norteamericano de 26 años ha sido capaz de adentrarse dentro de los festivales más prestigiosos del mundo durante estos últimos años.

Su curiosa e impactante historia que comenzaba con su incursión en el Coachella, ha llevado incluso a desembocar en la creación de un documental titulado “No cameras allowed”. Pero volviendo al comienzo de su historia, y como ya he señalado, fue en el Coachella 2010 cuando Marcus consiguió algo de dinero para la gasolina de su coche, y, junto a un amigo, arrampló verja arriba consiguiendo colarse dentro del famoso festival (todo eso sin antes dormir casi un día completo debajo de unos trailers para poder esperar el momento exacto de la incursión).

Sus métodos de infiltración son varios. Como se puede observar en el avance de su documental, la falsificación de pulseras, la evasión de obstáculos, las carreras ante los guardias, etc… son algunos de sus amaneradas puestas en escena. Ha llegado incluso a vestirse de empleado, periodista, o incluso de propio artista con tal de introducirse en el reciento.

El tipo, con cámara en mano, entra, filma y disfruta como uno cualquiera, o incluso más. Bonnaro, Glastonbury, Ultra Music o los propios Grammy son solo algunos nombres de su alargada lista. Es capaz de subir al escenario o a camerino. Va a cualquier lugar del festival si se lo propone, y tanto es así, que ha sido incluso capaz de entablar una fuerte amistad con varios grupos, pero siempre piensa en Mumford and Sons como los que más.

En cuanto a sus pilladas, que las ha habido, ha tenido de todo. En entrevistas destaca que en la que peor lo pasó fue en Bonnaroo 2010, donde lo metieron en un camión y terminaron dejándolo a seis kilómetros del festival en medio de la nada. Por suerte para Marcus, nunca le han llegado a arrestar, aunque eso sí, patadas ha sufrido de todos los colores.

El documental será estrenado en algún momento de este año, pero todavía no hay establecida fecha oficial. Para los curiosos, y los que no se quiten ya las ganas de verlo, aquí podéis ver el tráiler de poco más de minuto y medio que abre las bocas de los festivaleros: