Marshmello cierra por todo lo alto el Opium Springfest 2018


El pasado sábado 3 de marzo tuvimos la oportunidad de asistir a la última jornada del Springfest, un festival organizado por la famosa discoteca Opium de Barcelona. Los protagonistas de las noches anteriores habían sido productores de renombre como Lost Frequencies o Chuckie, entre otros, y el sábado había mucha expectación para presenciar a Marshmello.

Danny Cardenas y Frank Caro fueron los djs residentes de la discoteca encargados de abrir la noche. Sus sesiones sirvieron para empezar a animar el ambiente, aunque no había duda de que todo el mundo estaba deseando presenciar al productor estadounidense. Gritos de “Marshmello, Marshmello” se podían escuchar de vez en cuando entre el público, sobre todo a medida que avanzaba la madrugada, y también se podían avistar en las primeras filas algunos fans del artista, que lucían orgullosos merchandising suyo.

Finalmente, sobre las dos de la noche, el mítico casco blanco en forma de nube de golosina que caracteriza a Marshmello –quién no ha revelado su identidad oficialmente– apareció entre la multitud que se congregaba en la zona VIP localizada detrás de la cabina, y en aquel momento la gente enloqueció –y se apretujó hacia delante–.

Marshmello Opium Springfest

La intro con su aclamada “Silence” supuso el pistoletazo de salida de una sesión trepidante, en la que el ritmo no cesó en ningún momento y pudimos disfrutar de piezas con drops constantes y transiciones frenéticas.

No faltaron temas como “FRIENDS” o “Wolves”, algunas de sus composiciones más famosas, y también quiso incluir en su sesión breves mezclas de canciones míticas como “Wonderwall” o “Livin’ On A Prayer”. La gente se mostró eufórica en todo momento, y coreó la mayoría de piezas dejándose la voz en cada una de ellas.

Cabe destacar la abundante presencia de jóvenes extranjeros. Muchos de ellos probablemente eran estudiantes estadounidenses que aprovecharon su spring break para pasar unos días en la Ciudad Condal y disfrutar de la oferta de ocio de la ciudad.

Marshmello Opium Springfest

A pesar de los molestos y constantes problemas técnicos con el micrófono, Marshmello no quiso desaprovechar ninguna oportunidad para interactuar con el público, y se mostró entregado. Las luces de su mítico casco se coordinaban con unos creativos visuales que, entre otras escenas pintorescas, contaron con la simulación de un circuito de Mario Kart y un mini-Marshmello conduciendo el coche.

Tras un par de horas de duración, Marshmello se despidió de nosotros, abandonó la cabina y los primeros compases de “Lions In The Wild” dieron la bienvenida a la sesión de los londinenses Third Party.

Marshmello Opium Springfest