Optimus Alive 2014, crónica festivalera


Crónica Optimus Alive 2014

Si hay algo por lo que destaca este festival, además de por un suculento cartel que no suele fallar ningún año, es por la magnífica organización que presentan: camping cuatro estrellas, escasas esperas, buena estructuración del recinto, etc…

Desde hace ya casi una década, durante la segunda semana del mes de julio, para la gran parte de los asistentes (entre los que me incluyo), el Optimus Alive empezaba con largas colas a la llegada del camping. Y a diferencia de la edición anterior, el intenso calor ha sido uno de los protagonistas durante las tres jornadas de fiesta.

PRIMER DÍA

Pues bien, el primer día de música llegaba con el cartel de sold out. El primer plato fuerte lo sirvieron unos Lumineers, que venían con ganas de comerse el escenario; pero con un reportorio que les limitaba mucho a la hora de trasmitir toda su energía al público presente. Tras ellos llegaron Imagine Dragons, uno de los grupos más esperados del festival sin duda alguna, lo que se notaría cuando las jóvenes comenzaron a llenar los huecos vacíos (como ya harían Bastille el día 12). Como es sabido, este grupo no suele fallar en directo. Y así se sintió en un final de concierto totalmente estremecedor, mientras Elbow, Temples o The 1975 hacían las delicias del resto en el escenario Heineken.

Interpol se convirtió en un soporífero impasse a la llegada de los monos del ártico. Uno de los grandes fracasos del festival, con unas canciones pasivas y lineales, que fueron correspondidas por un público que se encontraba sumido en el mismo estado de ánimo.

Los allí presentes, ya ansiosos, recibieron con una gran ovación a los que, para mí, realizaron el mejor concierto del festival, junto a The Black Keys: los Arctic Monkeys. Con su chulesco poderío y con canciones como “Brianstorm”, “Dancing Shoes” o “R U Mine?” harían temblar los cimientos del escenario principal.

Crónica Optimus Alive 2014

Los que llegamos vivos hasta el final del concierto, solo nos quedó aferrarnos a Jamie XX, cerrando la noche en el Optimus Clubbing con temas de su último trabajo.

SEGUNDO DÍA

Demasiado cansancio acumulado, pero el festival seguía, y MGMT, sin brillar demasiado en lo que a sonido se refiere, consiguieron levantar al público con verdaderos hits como Electric Feels” o “Kids.

Cerca de las diez y media de la noche aparecerían en escena Dan Auerbach y Patrick Carney. The Black Keys formarían la dupla más demoledora de todo el festival. Rock por los cuatro costados y un recital de cómo se debe tocar una guitarra y una batería, fueron las lecciones dadas por parte de los de Ohio. Un sonido espectacular solo a la altura del cabeza de cartel de la noche anterior.

Crónica Optimus Alive 2014

Al parecer, Buraka Som Sistema la liaron, y bien, durante su concierto. Y digo al parecer, por no haberlo podido comprobar de primera mano (problema de no tener el don de la ubicuidad).

Tras estos vinieron difíciles elecciones. Por un lado, Boys Noize, y por otro, SBTRK. Al final, la decisión fue un poco de cada. El ya consagrado dj reventó el escenario de electrónica, mientras que SBTRKT llamó la atención por la escenografía de una especie de lagarto gigante junto a sus variedades musicales. Caribou seguiría a Aaron Jerome, pero con una menor afluencia de público.

TERCER DÍA

Para muchos, este día fue considerado el más flojito del cartel.

Nada más llegar al recinto, me encontré con la sorpresa de que Bastille, uno de los grupos más ansiados del día, en su última y más conocida canción, debido a problemas de sonido, dejaron de sonar, por lo que no pude llegar a escuchar “Pompeii”; pero eso si, el grupo inglés seguía tocándola sin ningún tipo de inconveniente: el punto negativo, sin duda alguna, del festival. Mientras tanto, Nina Kraviz, y más tarde Daugther, mostrarían su música en los escenarios secundarios.

Foster The People fue la gran revelación de esta edición. Pusieron a todo el recinto de cero a cien en tan solo unos segundos. Canciones movidas con un grupo que lo daba todo encima del escenario. El colofón a su gigantesco espectáculo fue su archiconocida “Pumped Up Kicks”, con la que todos los festivaleros enloquecieron.

Crónica Optimus Alive 2014

Ahora bien, tras estos, el escenario principal se vació de tal manera que un servidor pudo colocarse en primera fila: llegaban The Libertines, la mítica formación del punk-rock de principios de siglo, no dieron la talla como cabeza de cartel (o por lo menos durante todo el tiempo en el que estuve presente, pues hacían mucho por atraer mi atención). Ya fueron muy criticados en su tardía confirmación, y no fue para menos: acordes no conseguidos, punteos fallones, voces bajas y una carente falta de experiencia (les falta mucho rodaje si quieren volver a ser lo que eran).

El cierre del festival lo haría un Chet Faker, que puso al asistente la carne de gallina, para dar paso a Nicolas Jaar y a A-Trunk, cerrando de la manera más bailonga posible estos tres días de buena música.

Fotos | Festival