Lo que aprendimos en el Sónar+D 2017


En el marco del Sónar Festival 2017 –podéis leer nuestra crónica musical AQUÍ– se celebró el Sónar+D 2017, el Congreso de Cultura Digital y Tecnologías Creativas, que este año contó con la participación de 5.500 profesionales de más de 2.000 empresas de las industrias creativas y tecnológicas. A lo largo del congreso se llevaron a cabo todo tipo de actividades; desde ponencias y mesas redondas, hasta sesiones de networking, pasando por demostraciones de realidad virtual o talleres.

A continuación os dejamos con un resumen de algunos de los temas destacados que se abordaron en el congreso:

Blockchain es la próxima revolución

A mucha gente le suena la palabra “Blockchain”, pero muy pocos saben explicar realmente de qué se trata y cómo funciona. En uno de los paneles del Sónar+D 2017 se afirmó que la pregunta que realmente debería hacerse la industria musical –que a lo largo de su historia se ha mostrado reacia a las distintas innovaciones tecnológicas que han ido surgiendo– es la siguiente: ¿qué puede hacer blockchain por nosotros?

Y es que la configuración descentralizada de esta tecnología consigue que la información no sea propiedad de nadie y que no se pueda editar nada del pasado, lo cual permitiría crear los llamados “Smart Contracts”, logrando así que los artistas fueran recompensados de forma justa por el uso que se hiciera de sus obras.

La Realidad Virtual supone un reto para los cineastas

Jessica Brillhart solía ser una filmmaker convencional hasta que empezó a trabajar en el departamento de Realidad Virtual de Google. En su ponencia expuso, a partir de un conjunto de ejemplos, el cambio que supuso para ella el hecho de pasar del “frame” del cine, donde el director decide qué es lo que quiere mostrar al espectador, al entorno en 360º que te facilita la realidad virtual, en el cual no puedes decidir qué es lo que el espectador visualizará en cada instante, pero te brinda un “mundo de frames potenciales”.

Nos habló de la importancia de detectar los posibles puntos de interés en cada escena, de manera que ya sea jugando con la aparición de sonidos provenientes de una dirección concreta, o la presencia de personas que miran hacia ese punto, se puede lograr “reconducir la atención del espectador”.

Lo que la Inteligencia Artifical puede aportar al arte

La Inteligencia Artifical es uno de los temas que están más de moda en el mundo artístico-tecnológico. En el Sónar+D 2017 participaron distintos expertos en la materia que presentaron las múltiples aplicaciones que puede tener en los sectores creativos: desde la clasificación automática de obras de arte –y la detección de conexiones entre piezas–, hasta la generación artificial de composiciones musicales o cuadros.

Amaremos los robots

En la ponencia de Carla Diana, investigadora del impacto que tendrán las futuras tecnologías en nuestra sociedad, descubrimos algunos puntos interesantes:

Para empezar, nos confirmó que “los robots ya están aquí”, y es que hace años que estos aparatos capaces de realizar tareas autónomamente están presentes en nuestra sociedad. A pesar de que la idea de un futuro dominado por robots –presente en muchos libros y películas– puede resultar un poco aterradora, debemos aceptar lo inevitable, y es que los robots podrán llegar a sitios donde los humanos no podemos –o no queremos– llegar.

Sónar+D 2017

Por otro lado, descubrimos la relevancia de su apariencia. Afirmó que en sus proyectos da mucha importancia a cómo es cada robot por fuera, dependiendo de la finalidad que tiene: si un robot es capaz de ver y oír, acostumbra a diseñar una especie de orejas y ojos, no obstante, no le gusta que se parezcan demasiado a los humanos.

Intuimos también que los robots nos seducirán por su personalidad, y es que Clara le dedica bastante tiempo a pensar cómo reaccionará cada aparato, para así lograr una relación más próxima con el entorno en el que será utilizado. Por ejemplo, uno de sus trabajos consistió en diseñar un robot de limpieza que, por ejemplo, podía avisar mediante un mensaje de voz de que “se ponía a trabajar”, o que saludaba a las personas que detectaba a su alrededor.

El 65% de los estudiantes actuales tendrán trabajos que no existen todavía

Este potente dato nos lo facilitó Ayah Bdeir, fundadora de littleBits, una organización que, mediante la creación de un conjunto de bloques electrónicos combinables y fácilmente programables, tiene por objetivo permitir a los niños y niñas de todo el mundo inventar cosas, demostrándoles así que aprender a programar puede ser divertido.

Sónar+D 2017

¿Estuvisteis en el Sónar+D 2017? ¡Nos gustaría saber cómo fue vuestra experiencia!

Fotos: Nerea Coll