20 años de Sonorama: la fiesta de presentación.


Ya son 20 años los que cumple este año el Sonorama (¡y que sean muchos más!). 20 años son sin duda un motivo de celebración, de hecho no nos cabe duda de que entre todos pondremos Aranda patas arriba el próximo agosto. Aun así, las ganas de celebración ya vibran en los cuerpos y por eso, el pasado jueves 24 de noviembre se celebró un pequeño adelanto de lo que será el festival en su próxima edición.

La fiesta de presentación del Sonorama 2017 se celebró en la sala But (Ochoymedio) de Madrid. Allí estábamos a eso de las ocho de la tarde esperando para entrar y disfrutar de varios grupazos que nos dejaron encantadísimos a todos. El que diga que allí no se hizo magia, miente. Toda la sala flotaba entre temazos, luces y confeti. Pero además de 6 actuaciones maravillosas, pudimos conocer en primicia las primeras confirmaciones para la próxima edición del festival.

15095636_10154318753913220_4530290462369097583_n

La velada empezó de la mano de Julieta 21, que brilló sobre el escenario. Su actuación fue tan buena y tan bienvenida como siempre. Ya estuvo poniendo en pie a la Plaza del Trigo el último día de la pasada edición del Sonorama, pero además de estar en la fiesta de presentación, se ha colado entre los nombres de la primera tanda de confirmados para el Sonorama 2017. Tenemos Julieta 21 para rato y nosotros tan contentos.

Tras Julieta 21, llegó la hora de Rusos Blancos. La banda, que cada vez se hace más presente en el panorama nacional, se marcó un buen concierto, aunque quizás un poco más de fuerza no hubiera estado de más. Esa pequeña falta de fuerza no fue un problema porque supieron meterse a muchos de los que estábamos presentes en el bolsillo.

Después de que Rusos Blancos se despidieran del escenario, entro Delafé al ritmo de la inconfundible “Hoy no me puedo levantar”. Su actuación fue la más gamberra de la noche. Él y sus bailes supieron llenar toda la sala sin necesidad de flores azules. Esos movimientos de cadera coordinados con su juego de pies dejaron a todo el público deseando saber mover así el esqueleto.

Los cuartos en pisar el escenario fueron los chicos de Shinova. Sí, ellos llegaron pisando fuerte, pero la sala no pisó el suelo ni dos minutos. Los vizcaínos supieron hacer saltar a todo el público durante cada uno de los temazos que se marcaron. Pero ahí no quedó la cosa, muchos corearon a viva voz sus temas que casi se han consolidado como himnos. Además, terminaron por todo lo alto llenando de magia el lugar con sus explosiones de confeti.

15181285_10154321712163220_8941567341203538448_n

Los siguientes encargados de alegrar un poquito más los corazones fueron Sidecars. Su habitual buen rollo no faltó y cada uno de sus temas fue coreado al unísono por un público más que entregado. No faltaron temazos como “Fan de Ti” o “Los Amantes” y pusieron fin (cómo no) a su bolazo con “Contra las cuerdas”.

El momento álgido de la velada fue cuando Amaral pisaron el escenario. Estuvieron tan grandes y espectaculares como siempre (no esperábamos menos). El chorro de voz de Eva nos erizó la piel a todos una y otra vez. Empezaron con “Revolución” y fue precisamente eso lo que consiguieron, revolucionaron a toda la sala But. Eligieron grandes temazos entre los que estaba “Nocturnal” que da nombre a su último álbum de estudio.

Tras el aclamado directo de Amaral, la fiesta de presentación llego a su fin. Todos nos fuimos con más ganas que nunca de saborear la próxima edición del Sonorama, que será, tal y como reza su cartel, “un homenaje a la música española, ¿un año sin guiris?”.

Las entradas ya se pueden adquirir en su página por 55€ + gastos de gestión tras haber agotado su cupo inicial de 500 entradas por 50€ a costa del Black Friday.

FOTOS: Facebook del Sonorama