Tres propuestas del Primavera Club


Los días 21, 22 y 23 de octubre tendrá lugar en las dos salas del Apolo y en el Centre Cultural la Albareda la edición 2016 del Primavera Club. El cartel de este año está formado por treinta y siete artistas de alrededor de una decena de nacionalidades y como en anteriores ediciones destaca la gran presencia de artistas emergentes. Estudiando las propuestas que el festival nos ofrece hay muchos nombres que prometen no dejar indiferentes al público, o por lo menos a una parte de él.

 

ANNA B SAVAGE 

Acompañada por una guitarra, Anna B Savage canta con serenidad las inseguridades y dudas de la juventud. Aunque sus letras insinúan situaciones concretas y personales, su música nos hace conscientes de nuestra vulnerabilidad de una forma cruda y directa, pero con tanta intimidad que llega a ser reconfortante. Su voz grave y profunda canta simples melodías sobre arpegios y acordes que se desenvuelven hasta convertirse en pasajes donde las emociones que se han ido trabajando durante la canción parecen quedar concentradas. Nos deja con un cúmulo de sentimientos y preguntas a las que no puede darnos respuesta, pues son las mismas que ella busca. Música casi confesional que sugiere que las experiencias y sentimientos más intensos y complicados son los que nos recuerdan que estamos vivos.

 

SØREN JUUL

Comparar a Søren Juul con Bon Iver (o situarlo en el punto donde Vernon y James Blake convergen) es una vía fácil y acertada para definir algunos de los rasgos de su música. Sin embargo es a su vez un paralelismo inexacto, pues la ambición del danés lo ha llevado a dejar indiscutiblemente una marca personal en sus composiciones. Escuchar su música supone recorrer un amplio espectro de emociones. Aunque superficialmente sus letras puedan parecer ligeras y sencillas, hablan del perderse y encontrarse. Sus canciones tienen un tono melancólico que queda acentuado con sintetizadores atmosféricos y acordes de piano que dan a muchos temas un aire a himno. Remiten a la calidez que parece estar buscando entre la nostalgia y el frío paisaje de su país natal.

 

MARIA USBECK

Con arpas, xilófonos, flautas, percusiones, sonidos naturales y su voz, Maria Usbeck consigue adaptar la música folklórica Latinoamericana a un pop electrónico minimalista. Sus canciones evocan la parte más tropical de Sudamérica y desprenden vitalidad. En Amparo (Labrador, 2016), la ecuatoriana se reencuentra con su lengua natal y se inspira en la naturaleza, las tradiciones y el imaginario popular para crear un paisaje lleno de color y calidez. Su voz tan fina, la aparente sencillez de las letras y la sofisticación de los instrumentos consiguen desprender una tranquilidad y despreocupación que llegan hasta el interior de quien esté escuchando.

 

Los abonos pueden comprarse por un precio de 25€ y dan acceso a toda la programación del festival, mientras que por 15€ se pueden adquirir las entradas de día.

Más información en la Página Oficial.

Fotografía: tapa de EP / Live Cafe Oto.